MOXEÑO


   

Datos Generales:

Nombre del Pueblo:  Moxeño (o Mojeño)

Familia Sociolingüística:  arawak

Ubicación:  Departamento del Beni, Provincias Cercado, Moxos, Ballivián y Marbán. Municipios, Trinidad, San Javier, San Pedro y San Ignacio. Principales núcleos de asentamiento, Trinidad, San Ignacio e Isiboró Securé



Antecedentes y Organización Social:

En los “llanos de Moxos”, hábitat tradicional del pueblo Mojeño, se han encontrado considerable extensiones de trabajos en tierras que datan del periodo pre–colonial: lomas, terraplenes, canales y camellones que constituían un sofisticado sistema de control hidráulico, tanto en la pampa como en el bosque, que permitió jugar con las limitantes ambientales de la región para la agricultura, a saber las inundaciones estaciónales y la pobreza en nutrientes de los suelos.


La sociedad Mojeña estaba conformada por una gran diversidad de parcialidades étnicas, con una mismas raíz lingüística, una intensa movilidad en el espacio, tanto por motivos de sobrevivencia (ríos, fauna) como religioso. Las aldeas contaban con un líder local y demostraron una gran autonomía entre ellas.


Las evidencias arqueológicas mas las noticias de los primeros cronistas han permitido afirmar que la población Mojeña debió ser muy importante antes del siglo XVII, pues se estimaba una población de alrededor de 350.000 personas, de las cuales un elevado porcentaje disminuyo con el tiempo a raíz de las enfermedades introducidas por los españoles. Es posible que los mitos de el Dorado o el Gran Moxos, que impulsaron la búsqueda de riquezas en la zona por parte de los españoles, hubiesen tenido cierto referente real en las construcciones pre-coloniales.


Las expediciones para conquistar a los Mojos salieron de Cuzco entre 1536-37 y desde Santa Cruz, fundada en 1561. Recién en 1595, los españoles lograron arribar a territorio propiamente Mojeño, con la expediciones de Lorenzo Suárez de Figueroa. Otros ingresos se realizaron posteriormente, pero al no encontrar las riquezas esperadas, las expediciones militares cesaron. Sin embargo, algunos particulares siguieron entrando a la zona a sacar mano de obra indígena.

 

La organización social de los Moxeño, se basa en la familia nuclear. Las comunidades están formadas por 10 a 30 familias la mayoría de los casos, con algunas excepciones, donde se agrupan más.

 

Organización Económica:

La actividad económica de los Mojeño, es diversificada, siendo su actividad básica la agricultura; el trabajo es realizado en forma unifamiliar, cada unidad familia trabaja en su propio chaco, que no excede a una hectárea de terreno o, en ocasiones dos. Las labores adoptan el molde amazónico de "roza-tumba-quema" de monte. La producción es en pequeña escala y mayoritariamente está destinada al autoconsumo; algunas veces se la entrega en trueque para obtener de los comerciantes ribereños (a precios muy aumentados respecto del valor en las zonas urbanas), productos foráneos como fósforos, kerosén, azúcar, ropa usada, herramientas, balas de rifle calibre 22, etc. o elementos innecesarios como lentes para sol, alcohol (cuyo tráfico ha aumentado mucho en los últimos años en toda la Amazonía). Los productos nativos actuales son: arroz, maíz, yuca, plátano, caña, fríjol, zapallo, camote, cítricos, café, cacao, tabaco. Los Mojeño también producen objetos de madera como ruedas de carretón o canoas, para la venta; últimamente se está incentivando en el Centro Artesanal Moxos de Trinidad la elaboración de diversas artesanías como tejidos en fibras vegetales, tejidos de hamacas en hilo mercerizado, tallados en madera, cerámica, instrumentos musicales, juguetes y también muebles de carpintería, bajo una iniciativa del Cabildo Indigenal de Trinidad y organizaciones indígenas, que ha contado con apoyo de ONG´s para su comienzo, y que se quiere replicar en las comunidades, como que ya existe otro centro similar en el Cabildo de San Ignacio de Moxos.

 

Simbolismo:

La reducción de los indígenas Mojeño, en los siglos XVI y XVII, implicó la emergencia de una cultura misional, caracterizada por constituir una síntesis de elementos occidentales en el marco de una profunda religiosidad. En este proceso, los indígenas jugaron un rol dinámico, seleccionando, fusionando y refuncionalizando los elementos occidentales a sus propias condiciones culturales y a las condiciones de su medio.

Esta característica fundamental se expresa en el conjunto del sistema cultural Mojeño: por una parte, esta muy presente la religiosidad cristiana y sus fechas se festejan según fueron aprendidas en el periodo misional y transmitidas de generación en generación, pero al mismo tiempo está presente la creencia en los dioses del monte o de las aguas. Todo ser de la naturaleza tiene su “amo” que le protege y causa daño a quienes infringen las normas.


Religión y Mitología: La situación etnocultural de los mojeños, está profundamente impregnada de la religiosidad católica Es así que en las festividades religiosas encontramos una permanente apelación a esa "cultura", ancestral y actual, que aparece en la música y las danzas de Mojos, como un conjunto de códigos que es necesario valorar en toda su realidad latente, puesto que la estructura cultural manifiesta se la sigue confundiendo con un folklorismo del cual los Mojeño están muy lejos.