BAURE


   

Datos Generales:

Nombre del Pueblo:  Baure

Familia Sociolingüística: Arawak

Ubicación:  Departamento del Beni, Provincias Itenez y Mamoré, municipios Baures, Huacaraje y Magdalena, Principales Núcleos de Asentamiento, Pueblos de Baure y El Carmen



Antecedentes y Organización Social:

El padre Barace, los contactó, alrededor de 1690, después de la fundación de las reducciones de Moxos. Las parcialidades fueron reducidas en nueve misiones: Purísima de la Inmaculada Concepción de Baures, El Carmen, San Joaquín, San Juan, Santa María Magdalena, San Miguel, San Nicolás, Santa Rosa y San Simón, a partir de algunas de las cuales, hoy se forman los centros regionales como El Carmen, Magdalena y Baures y la otras reducciones desaparecieron. La fundación del pueblo Baure, fracasó en los primeros intentos y fue establecido definitivamente el 8 de diciembre de 1708, por el padre Lorenzo Legarda, comisionado por el padre superior Lorenzo Orellana. Día, que festejan todos los años, la fiesta patronal de Baures.

Los misioneros siguieron los mismos patrones usuales, fue adoptado el uso de una sola lengua para facilitar el trabajo misionero evangélico y administrativo. Esta fue aprendida tanto por el misionero como por todos los habitantes del lugar. Aparte de ella, los baures conservaron su propia lengua, para su comunicación.
Las misiones prosperaron. Los jesuitas introdujeron el ganado vacuno, antes desconocido en la zona; ordenaron, en función del mejoramiento, la crianza de animales domésticos, el cultivo agrícola; les enseñaron música y escritura. Cambiaron la estructura del pueblo, construyeron una plaza central, alrededor de la cual se ubicó la iglesia y dividieron a los habitantes en barrios, según el oficio, como tejedores, pintores, músicos.

 

La organización social de los baures, se basa en la familia nuclear, monogámica, de filiación y residencia. Antiguamente, la organización social Baure, estaba basada en grupos de parentesco pequeños, de familias extensas, bajo el mando de un jefe familiar. Los diferentes grupos eran endogámicos, se mantenían relaciones de parentesco que algunas veces guerreaban entre sí. Los asentamientos eran cercanos en las diferentes islas de bosque.

Esta tradición fue modificada por los jesuitas, quienes crearon reducciones con poblaciones concentradas para fines administrativos y religiosos. La población se dividió, hasta la mitad del siglo XIX, en dos tipos: las parcialidades y las profesiones. La primera evidentemente es de tradición étnica, mientras el segundo, demuestra la influencia jesuítica. Las parcialidades se llamaron Choyinobeno, Arayamano, Cabiripoyapeno, Muchogeono, etc. Los apellidos actuales derivan parcialmente de ellas (Buripoco, Emorisebocono, Oni, Pinaicobo) o son de origen español debido al mestizaje (Agreda, Ayllón, Suárez, etc.) y extranjero por las migraciones (Barbery, Bruckner, Hitachi). También existe el cambio o modificación de los apellidos indígenas.

Históricamente se organizaban en parcialidades que eran una especie de clanes cuyo vinculo era el parentesco lingüístico, vinculo que persiste hasta hoy aunque en menor grado

 

Organización Política:

Los principales Pueblos de los Baures presentan una estructura política que no difiere de la clásica organización política del Estado, por ejemplo en cuanto al funcionamiento de l H. alcaldía Municipal, etc. en cambio en las comunidades si bien existen autoridades que dependen de la alcaldía o del Corregimiento, también existe el “Cabildo Indígena”, dirigido por un “cacique”, que es elegido por todos los miembros mayores de la comunidad. Anteriormente este cargo se heredaba.  Existe una Subcentral Indígena baure, que cuenta con unos 400 miembros, conformada por dos organizaciones afines en que se reúne hombres y mujeres, respectivamente. La subcentral esta afiliada a la CPIB y a su vez al CIDOB.

 

Organización Económica:

Las principales actividades económicas de los baures, son la agricultura de subsistencia y la recolección de caco; para la agricultura utilizan la técnica de roza, tumba y quema, poseen pequeños chacos, donde siembran, maíz, yuca, fríjol, frutas, zapallo. Las actividades principales las complementan con la caza, la pesca y la recolección de plantas medicinales.


En la zona de Baures y Carmelina, la recolección del chocolate es una de las actividades económicas más importantes. El 90% de la población activa se dedica estacionalmente a ella (enero - marzo), en las cercanas islas de bosques, cada comunidad tiene sus lugares preferidos, en general según la accesibilidad a ellos. La caza y pesca son las fuentes principales de carne pero al contrario de lo que sucede con la agricultura, son poco apreciadas. Generalmente se practica entre varias personas o al menos en parejas, en base a relaciones de parentesco, existen dos tipos de caza, la chica y la grande, la primera se practica en las islas y pampas cercanas y por pocos días, aún en fines de semana, la caza grande se buscan los animales grandes y abarca grandes extensiones por la escasees de especies, la practican de 1 a 2 veces al mes por 4 a 5 días, pero hay gente que caza por pasatiempo y no por necesidad.


Como casi todos los asentamientos, se encuentran muy cerca a los ríos, la pesca es una de las actividades más practicadas de la economía familiar, aunque está poco reconocida. Su práctica se remonta a los tiempos antiguos.

Los métodos de pesca, son casi iguales a los antiguos, con la excepción del uso de arco y veneno. Se utiliza principalmente el anzuelo y se pesca de 1 a 3 veces a la semana. Muchas personas se dedican el fin de semana a la pesca. Cuando pecan mucho, lo venden e incluso a veces se regala el producto, pero generalmente es para el autoconsumo.

La recolección de miel silvestre es una costumbre antigua, que hoy está desapareciendo. Aunque los bosques "ofrecen buenas perspectivas para una industria apícola, en tanto y cuanto se mantengan los bosques intactos" su recolección tiene poca popularidad entre los habitantes de la zona. Los panales generalmente se encuentra en los bosques y son explotados en la época de recolección del cacao y por los cazadores en la época de caza.

También se dedican a la artesanía textil y doméstica, fabrican, hamacas, sombreros, jasayes, esteras y otros.


Organizaciones Productivas o de Comercialización: En Alta Gracia, existe una cooperativa de acopio para la venta de sus productos y los de consumo.

 

Simbolismo:

La creencia baure era espiritualista, creían en los espíritus de la naturaleza que eran los “achané”. Cada cosa en la naturaleza tenía su achané, un tipo de espíritu protector, quien era dueño de la especie, los árboles, los animales, las aguas. Estas creencias, sobrevivieron hasta hoy, aunque muy encubiertas, para la caza le pedían al espíritu del animal que le permita cazar a uno de sus hijos. La pesca tenía más éxito si se le pedía a su achané.


Los viajes por el agua eran menos peligrosos, logrando el permiso de su dueño. Bekini, es un dios para los baures, que supone era un espíritu protector general, reinando sobre los otros más pequeños.


Los animales tuvieron un rol muy importante en el sistema de creencias. Había ciertos animales que eran malignos y les temían como a la víbora y al tigre. Estos animales hasta hoy aparecen en los cuentos como animales que tratan de dañar y engañar al hombre.

Creían en la vida ultraterrena, Sepultaban a sus muertos junto a todos sus objetos y no se hablaba más de él. Hoy por influencia de la iglesia cristiana, los muertos son sepultados en el cementerio.


Las tumbas son señaladas con cruces de madera y a veces de piedra, sin embargo, este fenómeno es nuevo. Anteriormente no se usaba ninguna señal, sino que dejaban que las tumbas desaparezcan con el tiempo y que la exuberante vegetación cubra el cementerio y vuelva irreconocible al lugar.


El ingreso de los jesuitas, afectó la vida de los baures. Las creencias y prácticas religiosas diarias, las costumbres, el modo de vestir, todo lo que significaba su vida, chocó con la nueva religión. Los neófitos que vivían en las reducciones, cada vez debían renunciar a algo de sus antiguas “pertenencias”, si querían complacer al nuevo amo.

Esta influencia no disminuyó con el tiempo, sino al contrario. Los siguientes curas, fueron menos tolerantes con las prácticas “paganas” y aunque muchas costumbres han llegado hasta hoy, la mayoría de ellas, se perdieron. Sólo en el siglo XX, contaban como un cura que quemó los viejos registros de la iglesia, botó las antiguas sillas, predicó contra los bailes nativos en las fiestas. Todo eso ha quedado en la conciencia de los baures y perdura hasta nuestros días.


La iglesia Católica, que es la principal, está a cargo de los franciscanos, se encuentra ubicada en el centro de la plaza central de los baures, sus campanas llaman a misa cada atardecer.

El trabajo de los sacerdotes fue complementado por la hermanas de la orden Ursulina de Jesús de España. Las mismas realizaron varios proyectos, como la construcción de lavanderías individuales en los patios de las casas, dieron cursos de bordado, pintura, confección de ropa, la construcción de un atienda. Cuando se fueron del pueblo a otro, regalaron su casa al Club de Madres para ayudar a su funcionamiento.

Otra iglesia en Baures, es la evangelista, “Asambleas de Dios Boliviana” cuya influencia esta creciendo. Los evangelistas comenzaron su trabajo en la zona, entre los años 40 y 50 del siglo 20. Tienen numerosos seguidores entre los Baure.

La influencia de la iglesia católica, sin embargo, es dominante. El calendario de fiestas está lleno de las fiestas religiosas católicas.