CAVINEÑO


   

Datos Generales:

Nombre del Pueblo:  Cavineño

Familia Sociolingüística: Tacana

Ubicación:  Departamento de Beni, Pando y La Paz, Provincias Ballivián, Madre de Dios, Manuripi e Iturralde; Municipios de Riberalta, Reyes, Moreno, Ixiamas. Principales núcleos de asentamiento, Buen Destino, Misión Cavinas, Carmen Alto.



Antecedentes y Organización Social:

En 1764, se fundó la Misión Franciscana de Esmeralda, aunque las primeras referencias sobre este grupo se encuentran en Eguiluz (1696). Los traslados de los Cavineño propiciados por los religiosos fueron varios y generalmente se debieron a los conflictos armados que los Cavineño tenían con los Esse Ejja, conocidos también como Chamas. (Según Metraux en 1834 habían 1.000 Cavineños en Cavinas).

La Misión cambió de nombre en el siglo XIX, denominándose Cavinas. En 1910 la Misión es nuevamente cambiada, llegándose a ella por Puerto Cavinas, que era el puerto Fluvial, a 3 Km. de la Misión; el mismo año el sacerdote franciscano Mariano Montero, tramitó, en la sede de gobierno, la dotación de tierras para los Cavineño, las que fueron otorgadas en el orden de las 72.000 has.


En 1942, con la secularización de los franciscanos, los religiosos Maryknoll toman la Misión, quienes tuvieron una penosa relación con los indígenas, ya que estos, los expulsaban monte adentro, por lo que, los que salían de la Misión, empezaron a formar distintos asentamientos dispersos.

Esas tierras eran consideradas como propias de los sacerdotes, por lo cual en 1970, vendieron parte de ellas a un particular. En 1973 los Maryknoll, antes de irse entregaron esas tierras al Estado. Los Cavineño reclamaron por su legítimo derecho, pero el Consejo Nacional de Reforma Agraria entregó 30.000 has de las mejores tierras a la Fuerza Naval.


En la década de los 70, ingresó al pueblo indígena Cavineño, el ILV, entidad que estudió y compuso una gramática de la lengua y promovió la capacitación indígena en varios campos, entre ellos la preparación de maestros bilingües indígenas

 

Antiguamente estaba compuesta por clanes y linajes. La organización social actual, consiste en la formación de comunidades basadas en la familia nuclear, pero que conserva una fuerte tendencia a mantener la familia extensa como principio de la organización familiar, tienen asentimientos relativamente estables, en razón de la existencia o no de recursos para sobrevivir.

 

Organización Económica:

La actividad económica fundamental actualmente de los Cavineño es la agricultura de subsistencia y la recolección de castaña y de frutos silvestres.

El uso de la tierra se la hace al nivel de la unidad familia. La agricultura es de roza, tumba y quema, como de toda la amazonía, sólo cubre 1 a 2 has. por familia con rendimientos muy pobres. El calendario agrícola comienza en julio y agosto, con los pasos ya señalados; entre septiembre y diciembre se siembran los diversos productos; de marzo a abril se cosechan los mismos.


Como actividades complementarias los Cavineño tienen a la caza y la pesca.


Productos Comercializados: Castaña y palmito


Actividades de Subsistencia: Venta de fuerza de trabajo, cría de animales domésticos, caza y pesca.


Organizaciones Productivas o de Comercialización:

 

Simbolismo:

Religión y Mitología: A pesar de la aculturización que han sufrido, los Cavineño por las concepciones de corte evangelista fundamentalista, conservan sus creencias, especialmente las relacionadas con los espíritus del monte y de las aguas, pero constantemente atemperadas por la predicación de los propios pastores Cavineño, que fueron entrenados para ello por el ILV.

Antes de la llegada de las Misiones, los Cavineños eran animistas, teniendo como principales espíritus a los ishausa o espíritus naturales y a los chikihua o fantasmas comunes.

Cada especie animal estaba representada por un espíritu especial que cumplía un rol de protector; actitudes que se plasman en mitos y leyendas. Atribuyendo a los espíritus malignos los fenómenos meteorológicos.


En la actualidad, la mayoría de los Cavineños han sido asimilados a la Iglesia Católica o la Evangélica; lo que permite afirmar que la cosmovisión tradicional poco a poco va desapareciendo.