ESE EJJA


   

Datos Generales:

Nombre del Pueblo:  Ese Ejja (despectivamente denominados “Huarayos” o “”Chamas)

Familia Sociolingüística:  Tacana

Ubicación:  Departamentos de La Paz, Beni y Pando, Provincias Iturralde, Vaca Diez y Madre de Dios, Municipios de San Buenaventura y Gonzalo Moreno. Principales núcleos de asentamiento, Portachuelo Alto y Portachuelo Bajo (Departamento de Pando)



Antecedentes y Organización Social:

El pueblo Ese Ejja, vive actualmente en el noreste de Bolivia y en el sudoeste del Perú. Un estudio realizado por J. Shoemaker (1975) anota que hasta inicios del presente siglo toda la población Esse Ejja vivió concentrada en la frontera del Perú con Bolivia, cerca de los ríos Heath y Tambopata.

Los primeros contactos con el mundo occidental parecen haberse producido en le siglo XVII, pero estos no pasaron de ser esporádicos y fugaces. Este tipo de relación se mantuvo hasta el siglo 19 y recién en la primera década del siglo 20, se establecieron contactos más fluidos a partir de algunas expediciones de científicos naturalistas y de militares que exploraron la frontera amazónica entre Perú y Bolivia.

A fines de la segunda década del siglo 20, sacerdotes franciscanos persuadieron a un grupo de Ese Ejja a ser parte de una misión que regentaban cerca de puerto Maldonado (Perú). Este hecho da inicio a una permanente relación entre los Esse Ejja, el mundo occidental y a grandes procesos migratorios que los llevaron a dispersarse por las extensas cuencas de los ríos Beni y Madidi.


El permanente contacto que empiezan a establecer con las sociedades Peruana-Boliviana incidió en el decrecimiento de la densidad poblacional.


Las enfermedades traídas por los blancos producen epidemias enteras que producen una drástica baja demográfica en su población.


Sin embargo, pese a ello las características de su cultura y de su organización social se siguieron reproduciendo y solo comenzaron a modificarse significativamente recién cuando algunas comunidades del río Beni son contactadas, a mediados de los años 50, por los misioneros del Instituto lingüístico de Verano. Actualmente los Ese Ejja de las tres comunidades, forman parte de los recientes procesos iniciados por las organizaciones indígenas de esa región. El reconocimiento de sus territorios, la educación, la mejora de las condiciones de vida son sus principales objetivos.

 

Los Ese Ejja se caracterizan por practicar la endogamia entre sus grupos, evitando así situaciones de conflicto entre los tres clanes diferenciados que conforman su grupo, consecuencia de las migraciones de los colonos.


La organización social Ese Ejja, se fundamenta en la familia extensa, es decir que muchas de ellas llegan a conformar una comunidad permanente, con residencia matrilocal y un sistema de parentesco patrilineal; los Ese Ejja se casan a temprana edad, los varones a partir de los 14 años y de los 13 las mujeres, siendo los padres los encargados de escoger y negociar la unión de la futura pareja, para lograr este cometido se lleva a efecto una ceremonia a la que el padre de la mujer invita a la fiesta a toda la comunidad; es entonces el jefe o capitán de la comunidad el encargado de oficializar la unión, después de la ceremonia la nueva pareja se va a la playa por un corto periodo, retornando para habitar en la casa de los padres de la mujer, donde el suegro empezará la enseñanza al yerno de todos los secretos y responsabilidades de la caza, pesca y familia.

La cultura permite aún la práctica, relativa, de la poligamia.
Al ser una cultura netamente patriarcal, el liderazgo está destinado sólo a los hombres, existiendo paralelamente rivalidad entre los líderes de cada grupo Ese Ejja, lo que se puede comprobar en la actualidad en los grupos de Alto y Bajo Portachuelo

 

Organización Económica:

La economía de los Ese Ejja, se basa en la caza, la pesca y la recolección.
Durante la época de lluvias (octubre-abril) se prioriza la caza, que por lo general se la realiza durante la noche, en grupos de dos o tres personas debido a que los Ese Ejja tienen la creencia que si la caza se la practica de manera individual los malos espíritus pueden matar al cazador. Utilizan instrumentos de cacería como el rifle, la escopeta y la trampa, ayudados por perros.


Debido a la riqueza de especies en los ríos, arroyos y lagunas, la pesca se ha convertido en la fuente más importante de obtención de alimentos para el pueblo Ese Ejja. Durante la época seca la pesca se realiza en arroyos, lagunas y estanques; en tiempo de lluvias ésta se realiza en ríos, empleando instrumentos como el anzuelo, el arco y la flecha, rifle de salón y arpón.


En cuanto a los métodos colectivos de pesca más frecuentes están la trampa (paco) y el barbasco (shaca), utilizando la resina (emai) del árbol del ochoó (shibé) como veneno (barbasco).

Los Ese Ejja, practican una agricultura de tala y quema de bosques, habilitando chacos relativamente pequeños, teniendo una producción destinada en gran parte al autoconsumo siendo la restante, vendida a los comerciantes, motoristas y barraqueros itinerantes; comercializando también sus productos (principalmente artesanías de hoja de palma) en Riberalta y Puerto Capitanía.


La recolección es muy importante, les provee miel, huevos de tortuga, frutas.

Productos Comercializados: Principalmente artesanías de hoja de palma, arroz, maíz, y frutas

Actividades de Subsistencia:


Organizaciones Productivas o de Comercialización:

 

Simbolismo:

La cultura de este pueblo ha sufrido notables cambios en las últimas décadas. Varios de ellos se han producido al generarse un paulatino abandono de la forma de vida itinerante que tradicionalmente mantuvieron. Las comunidades de Pando son las que más se han visto afectadas con estos cambios y en menor medida, ha ocurrido lo mismo con los asentamientos que se encuentran en La Paz.

El abandono de la vida itinerante es una de las repercusiones del trabajo realizado por las misiones evangélicas, con las que los Ese Ejja se han relacionado en los últimos 40 años: el Instituto Lingüístico de Verano y la Misión Evangélica Nuevas Tribus. Ambas instituciones promovieron la creación de comunidades estables concentrando a varios asentamientos que se encontraban dispersos en diferentes lugares de los ríos Madidi, Heath y Beni. Ellos consideraban que la única forma para que este pueblo alcanzara su desarrollo (entendido como la incorporación paulatina a la sociedad nacional) y para que pudieran enfrentar las agresiones de los agentes externos a su medio (especialmente de los gomeros), era necesario que vivan de manera concentrada y estable en comunidades. Forma de vida, que por otro lado, facilitaba la labor evangelizadora, ya que de esa forma, tenían acceso a un mayor número de indígenas.

La vida sedentaria y en comunidades trastocó sobre todo los sistemas de parentesco, así como la organización social y política del grupo. También redujo el acceso a los diversos ecosistemas amazónicos con los que estuvieron tradicionalmente relacionados. Pero los cambios de mayor envergadura que se generaron a la par de la nueva forma de vida que fueron adoptando se encuentran especialmente en los ámbitos de la música, de la danza, de las prácticas religiosas y rituales, en el conocimiento y cultivo de la medicina tradicional. En la actualidad ya no ejecutan ninguna danza, no interpretan ningún canto propio, ni organizan ceremonias de carácter religioso; tampoco mantienen muchos conocimientos de medicina y sólo cuentan con uno o dos curanderos.

Si bien gran parte de los cambios que se han producido en la cultura de los Ese Ejjas, están en directa relación con el trabajo que han desplegado los misioneros, también habría que destacar que dicho trabajo ha permitido que la lengua indígena se preserve e incluso se fortalezca. La totalidad de los miembros de este pueblo se comunican en su propio idioma, cuentan con un alfabeto en el idioma nativo y muchos saben leer y escribir en Esse Ejja.


Religión y Mitología: Los Ese Ejja conciben cuatro dimensiones o planos dentro de lo que es su cosmovisión; correspondiendo la primera dimensión al mundo subterráneo en el que viven personas desconocidas, la segunda dimensión corresponde a nuestro mundo en el que se puede gozar de muchos bienes, mundo que en un principio era una gran masa de agua, donde sólo se podía vivir nadando y navegando, lo que explica las características náuticas del pueblo Ese Ejja. En el tercer plano mora el Dios bueno o Eyacuiñajji de donde también provienen los antepasados de los Esse Ejja y finalmente en el cuarto plano se ubican los cuerpos celestes que son además espíritus que tienen forma de gente.


Actualmente, la presencia de la Iglesia Católica y de la Iglesia Evangélica está influyendo en sus vidas en tanto incursionan en áreas de salud y de educación.

En cuanto a sus mitos, éstos están asociados a cada categoría natural o cultural que los Ese Ejja otorgan; así Edosiquiana, creador de los animales y de las plantas, cumple una función de mediador que busca el equilibrio de la energía entre la humanidad y la naturaleza.